La primera era, y la más prolongada, se extendió desde el siglo 17 hasta comienzos del siglo 19.

 Los inmigrantes llegaron de todos los lugares, incluso del área de habla alemana del Palatinado, Francia (protestantes hugonotes) y los Países Bajos. Otros inmigrantes eran judíos, también de los Países Bajos y de Polonia, pero la mayor parte de los inmigrantes de esta época provenían de las Islas Británicas, con los ingleses, escoceses, galeses e irlandeses del Ulster que se concentraron en las diferentes colonias (después estados) y regiones.
Estos inmigrantes, llamados por lo general colonizadores, optaron en su mayoría por la agricultura. La promesa de tierras baratas fue un atractivo importante para los europeos relativamente empobrecidos del norte y occidente, a quienes les resultaba difícil aprovechar la modernización de las economías de sus patrias.

 Un grupo de inmigrantes merece atención especial debido a que su experiencia arroja mucha luz sobre las fuerzas que impulsaron la emigración. En ese momento una cantidad considerable de hombres y mujeres vinieron como sirvientes contratados. Se comprometían con empleadores que especificaban el tiempo y las condiciones del trabajo a cambio del pasaje al Nuevo Mundo.

Aunque soportaban condiciones duras durante el tiempo de su servicio, adquirían la propiedad de terrenos pequeños que luego podían laborar como propietarios rurales independientes.

http://www.salonhogar.net/RECURSOS_DE_CIUDADANIA/Ciudadania/ciudadania/practice/historia-2.html

Anuncios